SALMO 23

 

El Señor es mi pastor: nada me puede faltar,

Ante mí está la mesa y la copa de Cristo;

recibí mejor que la unción de aceite sagrado, la del Espíritu Santo (1 Juan 2,27)

; espero, no el descanso de la muerte, sino el de la resurrección junto al Padre.  


 
 

Salmo 23  

El Señor es mi pastor; nada me faltará. 

En lugares de delicados pastos me hará yacer:

Junto a aguas de reposo me pastoreará.  

Confortará mi alma;

Guiaráme por sendas de justicia por amor de su nombre.  

Aunque ande en valle de sombra de muerte,

No temeré mal alguno; porque tú estarás conmigo:

Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.  

Aderezarás mesa delante de mí, en presencia de mis angustiadores:

Ungiste mi cabeza con aceite: mi copa está rebosando.

   
 
 

Salmo 23  

Salmo de David  

Copiado de La Santa Biblia

Antiguo Testamento

Antigua Versión de Casiodoro de Reina (1569)

Revisada por Cipriano de Valera (1602)

 

  María de los Ángeles – Punta del Este, Uruguay

Anuncios
Esta entrada fue publicada en oracion. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s