Exorcismos…parapsicología, psiquiatría y posesión maligna

 
Exorcismos…parapsicología, psiquiatría y posesión
 
 
El caso de una joven exorcizada por Juan Pablo II en el Vaticano  suscitó el interés público por la posesión diabólica.La Iglesia, siempre reacia a hablar del diablo, se ve desbordada por los casos de presuntos endemoniados que, en la actualidad, acuden hoy a ella en busca de ayuda. Mientras, sus exorcistas advierten que las prácticas espiritistas, la ouija, los ritos satánicos y los maleficios abren la puerta a este estremecedor fenómeno.
Algunos psiquiatras creen que los “endemoniados” son víctimas de esquizofrenia o personalidad múltiple, ocasionada por abusos sexuales sufridos en la infancia. Otros sugieren que se debe al síndrome de Gilles la Tourette, cuyos afectados maldicen, gruñen y se retuercen de manera incontrolada; aunque este mal es incurable y la posesión, sin embargo, se cura. Por su parte, la doctora Judith L. Rapoport lo achaca al desorden obsesivo compulsivo (OCD).


El padre Martínez Sierra, teólogo y profesor de la Universidad de Comillas (Madrid) ha declarado que “antes de determinar si alguien está poseído o no, hay que desterrar absolutamente una posible enfermedad mental o la existencia de fenómenos parapsicológicos. Por eso, antes de aprobar un exorcismo se exigen informes de psiquiatras y parapsicólogos.
Tan sólo si la persona presenta varias de las características señaladas por el ritual (aversión exagerada a lo sagrado, conocimiento de cosas ocultas o de lenguas ignoradas, y fuerza sobrehumana) puede tratarse el caso como una posesión.En cualquier caso, al demonio no le es preciso llegar a ésta para dificultar el reinado de Dios”.


Por su parte, el padre Fortea, párroco de la diócesis de Alcalá de Henares (Madrid), esta de acuerdo en que sacerdotes y psiquiatras han de trabajar conjuntamente en casos de supuestos posesos. Aunque, tal y como explica en su tesina, El exorcismo actual, varias razones distinguen claramente al poseso del enfermo mental. “Los posesos son personas absolutamente normales cuando salen de los períodos de crisis, no padecen delirios ni alucinaciones, cosa que no ocurre a los esquizofrénicos. Tampoco puede tratarse de epilépticos, pues los espasmos y agitación que sufren duran más de los 15 minutos que se prolongan estos ataques.


Además, durante la posesión, las convulsiones y crisis de violencia van en aumento, en lugar de disminuir, como ocurre con los enfermos mentales, y simultáneamente a ellas aparece una nueva identidad que razona y contesta coherentemente. En todo caso, no deja de ser curioso que este extraño síndrome demonopático de disociación de la personalidad, con el que numerosas personas acuden a las consultas de los psiquiatras desaparezca para siempre con una oración litúrgica, cuando desde un punto de vista psiquiátrico, con el exorcismo se debería reforzar la sugestión del enfermo. Por supuesto que algunas personas pueden fingir que estan poseídas, pero para desenmascararlos basta decir el fragmento de un discurso de Cicerón en latín; si se agitan frenéticamente, entonces el sacerdote puede enviarlos con tranquilidad al psiquiatra. Es absurdo también – nos explica Fortea – sostener, como hacen algunos, que los posesos liberados por Jesús padecían en realidad enfermedades diversas. “Nunca se utiliza en los Evangelios la palabra posesión como sinónimo de enfermedad. Y además, si Jesús no creía en la posesión, ¿por qué no nos confirmó que estábamos en un error? Por el contrario, en Lucas 13,32 Jesús mismo se atribuye el poder de expulsar demonios y lo distingue de la virtud de curar enfermos. En realidad Jesús es el Gran Exorcista, y la Era Mesiánica se distingue por que al fin los demonios pueden ser expulsados del Reino de Dios”. Ayudante del padre Amorth en Roma, Fortea, para quien “el demonio no tiene cuerpo, tan sólo se manifiesta a través del cuerpo invadido”, tuvo la oportunidad de asistir a varios exorcismos. “Lo que ocurre en una posesión es algo más moderado y sorprendente a la vez que lo relatado en la película El Exorcista. No es usual que en un mismo caso se reúna toda la fenomenología que se produjo durante el caso en que se basó el film; normalmente el poseso se limita a blasfemar ante lo sagrado, caer en trance y poner los ojos en blanco, además de agitar los brazos mientras se le dicen las oraciones. Pero puedo asegurar que algo maligno emana de la persona”.

Opinión de la Iglesia

 

El hecho de que Juan Pablo II tuviera que hacer frente, en septiembre de 2000, a una joven endemoniada, ha puesto de actualidad el fenómeno de la posesión diabólica. La Iglesia admite la existencia del diablo y, aunque no es un dogma de fe, también acepta que el maligno tiene poder para poseer a una persona. Así, en el Nuevo Catecismo se lee: “El exorcismo esta dirigido a la expulsión de los demonios o a la liberación de una posesión demoniaca a través de la autoridad espiritual que Cristo confió a su Iglesia”. En Italia, la cifra de supuestos posesos debe ser muy elevada, pues la Conferencia Episcopal de este país ha pedido a los párrocos más rigor selectivo a la hora de reclamar exorcismos.
Asimismo, ha decidido imprimir cuanto antes en versión italiana el Rituale Romanum, revisado en 1998 par la Congregación del Culto Divino. En él hay algunas oraciones para rezar en solitario contra el maligno. Por su parte, el padre Gabriele Amorth, con más de 50.000 exorcismos a sus espaldas, ha declarado que “el mundo esta lleno de demonios dispuestos a adueñarse de personas, animales y cosas. Y existen varias vías: el ocultismo, los cultos satánicos y los maleficios”. De la misma opinión es el padre Suñer, exorcista durante cuatro años de la diócesis de Barcelona: “Cualquier práctica esotérica puede permitir que el demonio entre en una persona si ésta invoca a Satanás”.

 

Rituale Romanum
 

Entre las reglas a seguir por el exorcista que se indican en el Rituale Romanum de la Iglesia Católica para expulsar al diablo estan:

 

  • Colocar un crucifijo ante la vista del poseso o en sus propias manos. Ponerle reliquias y medallas. Pero no acercarle demasiado la Santa Hostia pues puede maltratarla.
  • No dialogar nunca con el demonio y ordenarle que se limite a contestar a las preguntas que se le dirijan. No creerle si simula ser un ángel o un difunto.
  • No dar crédito a lo que vea u oiga que hace o dice el poseso.
  • Preguntar a la víctima el nombre y número de entes malignos que lo poseen.
  • Preguntar en que época y por qué o cómo se produjo la posesión, así como el día y hora en que abandonara al poseso.
  • Exorcizar con autoridad enérgica, insistiendo en las palabras que más hacen sufrir al poseso.
  • Hacer la señal de la cruz en las zonas del cuerpo donde el poseso acuse alteración.
  • Rociar con agua bendita el cuerpo del poseso.
  • Repetir las frases y palabras que más atormenten al demonio.
  • Deben estar presentes los familiares para que vean cómo reacciona el poseso y le sujeten firmemente. Deben rezar durante la ceremonia y ser rociados por el exorcista con agua bendita.
  • No hay que dar pábulo a las trampas y engaños que usan los demonios para hacer creer que han abandonado al poseso. En ocasiones incluso les dejan comulgar o les muestran alguna visión beatífica.
  • Hay que recurrir siempre al ayuno y la oración pues, según dijo Jesús (Mateo 17,20), hay una especie de demonios que no puede ser expulsada más que por la oración y el ayuno. 
 ================================================================

Revista TELVA Nº 720.ABRIL 1999. Entrevista a GABRIELLE AMORTH ,EXORCISTA OFICIAL DE ROMA

Cara a Cara con un exorcista

-Gabrielle Amorth, Un padre Paúl de 75 años, licenciado en derecho y miembro de la Pontificia Academia Marina Internación. Este sacerdote Católico vivía una plácida existencia hasta que un día – hace 14 años – el cardenal Ugo Poletti, vicario del Papa en la diócesis de Roma le pidió que se dedicara, jornada completa, a exorcizar a personas afectadas por Satanás. “En aquel momento pensé que era una broma, la verdad, pero comprendí que me necesitaban y acabe aceptando. De pronto me encontré recibiendo e un ingente numero de personas de Francia, España, Australia, Alemania e incluso América pidiendo que les expulsara un demonio”.

Don Amorth me recibe en su casa, la sede central de la congregación Paulina de Roma Después de leer de cabo a rabo su libro, Habla un exorcista y de saber que ha vendido mas de 300.300 ejemplares, le fuimos a visitar… con un poco de repelus, la verdad. Pero él nos quito el miedo de un plumazo. Don Amorth cuenta chistes en cuanto puede, posiblemente para quitarle dramatismo a todo lo que le rodea. Es que, nos dice, a la gente le dan miedo los exorcistas. Y es verdad.

A las puertas del siglo XXI, inmersos todos en la aldea global y mirando hacia el futuro, la idea del demonio, los poseídos, los rituales satánicos en idiomas antiguos… todo esto suena un poco raro…
Sí. La gente puede pensar que todo este mundo es ciencia ficción. Pero la realidad es que Internet incluye casi un centenar de direcciones dedicadas a Satán e a su culto. La adoración al diablo no ha desaparecido. Satán utiliza todos los medios a su disposición para darse publicidad, incluso las paginas Web.
Supongo que usted es consiente de que muy pocas personas creen que el demonio existe.
Sí, lo sé. Quien no cree en el cristianismo no tiene ninguna razón para creer él las verdades de la fe: En la inmortalidad del alma, los ángeles, el paraíso o el infierno. ¿ Por que iban a hacerlo? Toda mi labor se apoya en la Biblia y en las 23 veces que los Evangelios recogen las apariciones de Satanás. Yo solo puedo decir que nunca me he encontrado un diablo ateo. Todo los diablos creen en Dios.
Pero ¿ de verdad hay personas poseídas por el demonio?
Sí. Aunque son casos excepcionales, representan un diez por ciento de las personas que recibo. El demonio actúa de forma habitual y normal sobre todos los hombres a través de las tentaciones. Pero en ocasiones interviene de forma extraordinaria con hechizos o posesiones y ahí es donde entra la labor del exorcista. Siendo enorme el poder de Satanás, nunca ataca el alma, porque no puede. Solo se adueña del cuerpo. El diablo no conoce nuestros pensamientos ni nuestros sentimientos. Por eso solo puede dominar el cuerpo, pero no la alma ni la mente.

Entonces, ¿funcionan los conjuros, maldiciones y males de ojo?
La inmensa mayoría de las veces no: provienen de gitanas locos o chalados. Pero se realizan en serio por un autentico brujo sí. La mayoría de la gente que trato llegan aquejadas de enfermedades inexplicables o dramas familiares persistentes y extraños. Antes o después, acabamos encontrando una muñeca con alfileres clavados o mechones de pelo junto con amuletos escondidos en algún lugar. Siempre advierto de una cosa: no hay magia blanca y negra. La magia solo es negra, y la buena, no es magia: Es cosa de Dios.
¿Y no son trastornados mentales?
Yo atiendo a personas que acuden a mi consulta para que les ayude y saque de una situación desesperada pero solo lo hago. Si un sacerdote que les conoce ve indicios suficientes como para creer que esa persona esta afectada por Satanás. Entonces estudio sus informes clínicos con profundidad. La mayor parte no lo necesito: suelen tener un trastorno mental. Esta podría ser la situación: un cincuenta por ciento no tienen nada, un cuarenta se encuentran afectados por hechizos o maldiciones y solo el diez por ciento tienen una posesión diabólica, aun que las hay en grados más o menos fuertes.
¿Y como sabe que están poseídos?
Las tres características mas comunes son la fuerza sobrehumana, el habla de lenguas desconocidas y el conocimiento de información oculta.
O sea, que lo de la película de exorcista era verdad…
Si Aunque utilizaron algunos efectos especiales exagerados e impresionantes por necesidad del guión, se ajustaba bastante fielmente a esta realidad.
¿Acoge en esta casa a las personas endemoniadas?
No: solo las tranquilas, las que no gritan. Aquellas que presentan fuertes reacciones los recibo en la basílica de San Paulo. Allí cuento con un grupo de oración que me ayuda.
Dice en su libro que le llaman de todos los países del mundo, ¿Es usted el mejor?
No: pero si él más popular por culpa del libro y de las entrevistas que me han hecho en televisión. Es verdad que recibo peticiones de Estados Unidos, Australia y países asiáticos. Pero siempre les digo que busquen alguien en su ciudad: los exorcistas necesitan realizarse semanalmente durante años – un mínimo cuatro a cinco – y para ello tienen que tener lugar en la ciudad donde viven.

¿No es un hilo muy fino el que distingue entre personas que hacen el mal y personas poseídas por el demonio?
Si, pero por lo general la persona afectada siente una profunda y exagerada aversión a lo sagrado. Hay quienes van a misa y se desmayan; otras personas que incluso en su casa, escuchan rezar a su familia y se ponen furiosos; algunos, cuando reciben bendiciones o se reza con la mano sobre su cabeza, se retuercen y se revuelcan por los suelos. Todo esto es significativo, pero ni siquiera es suficiente. La única formula para llegar a la certeza es practicar el exorcismo. Durante el ritual, al diablo le resulta muy difícil esconderse y acaba manifestándose. Solo entonces se puede diagnosticar una presencia maligna.
¿ Le gustaría sé un cura normal?
Cuando mi obispo me pidió dedicarme a esto, pensé que no lo decía en serio y me opuse, pero al final accedí. Mi profesión es difícil, pero muy bonita, porque consiste en aliviar de forma directa los sufrimientos de muchas personas. Para liberar de un efecto maléfico hacen falta años, pero en cada sesión se obtienen beneficios.
Su libro ha sido traducido a 14 idiomas. ¿Por qué provoca tanta morbo este tema?
Los misterios inquietantes tienen mucha aceptación entre el gran publico pero mi libro iba dirigido a los sacerdotes. Quería hacerles ver la necesidad de retomar la practica del exorcista, que esta quedando en desuso dentro de la Iglesia. Mucha gente no cree en el demonio ni en el infierno. Es una parte de la religión que la gente he preferido ignorar. Se ha sustituido al diablo por una idea abstracta del mal. Ahora estoy recogiendo frutos: al inicio de los años 80 había veinte exorcistas en Italia y ahora hay mas de trescientos.
¿Y también hay demonios en otras religiones ocultos?
Un exorcista puede prestar sus servicios a mahometanos, budistas, protestantes, ateos… a cualquier. Que se lo pida. Pero una vez practicados los ritos, yo les pido que mantengan la practica de su religión. Al cristiano le conviene acudir a los sacramentos, al musulmán ser fiel a su fe y rezar sus oraciones al ateo, le suelo pedir que se mantenga fiel al dictado de su conciencia.

¿Hay que tenerle miedo?
Para nada! Cuando el demonio ve a una persona buena, sabe que tiene muy poco que hacer. Las acciones buenas, la oración y el ángel de la guarda que cada uno tenemos son una autentico muro para él. Yo si que creo en el infierno, pero estoy seguro de que son muchas mas las personas que se salvan, que las que no ¿No vino Jesús a la tierra para que todos se salven?
Debe ser terrible una sección de exorcismo...
Es necesario muchísima fuerza psicológica concentración y deseos liberar a esa persona que ha acudido en busca de ayuda. Todos los exorcistas acaban enfermos del corazón, porque la fatiga puede ser enorme.
A veces los demonios lo amenazan…
Si, muchas veces me ha amenazado, pero nunca ha conseguido nada. Ya vez, aquí estoy. A veces, durante una sección, me dice: “esta noche te tirare de la cama o encontraras una serpiente bajo la sabana o te destruiré, te matare”…
¿Ha sentido miedo?
Un exorcista ya no tiene miedo de nada, porque ve tantas cosas terribles..
La primera vez me quede un poco impresionado, pero ya me acostumbrado.

================================================================

Exorcismo
El exorcismo es (1) el acto de echar o sacar demonios, o espíritus malignos fuera de las personas, sitios u objetos que son supuestamente poseídos o plagados por ellos, o que son suceptibles de llegar a ser víctimas o instrumentos de su malicia; (2) el acto de usar los medios para este propósito especialmente la solemne y autoritaria reprensión del demonio, en el nombre de Dios, o cualquier poder superior al cual él es sujeto. La palabra que no es en sí bíblica viene de la palabra griega exorkizo, que es usada en la traducción griega (Gén. XXIV,3 = provoca a jurar; III (I) Reyes XXII, 16 = ordenar), y en Mat. XXVI, 63, por el sumo sacerdote contra Cristo, “Yo te ordeno por el Dios vivo. . .” La palabra horkizo y el sustantivo exorkistes (exorcista) aparece en los Hechos XIX, 13, donde le último (en plural) es aplicado a unos Judíos andantes que profesaban ser capaces de echar demonios. La expulsión por orden es entonces el primer sentido del exorcismo, y cuando, como es en el uso cristiano, esta orden es dada en el nombre de Dios o de Cristo, el exorcismo es estrictamente acto o rito religioso. Mas en las religiones étnicas, y aun entre los Judíos desde el tiempo en que hay evicencia de haber sido popular, el exorcismo que es un acto de religión es ampliamente sustituído por el uso de medios supersticiosos y mágicos, a lo cual los escritores no católicos muchas veces en estos tiempos asimilan el exorcismo cristiano. La superstición no debe ser confundida con la religión, a pesar de que gran parte de sus historias han sido mezcladas, ni siquiera la magia blanca puede ser confundida con ritos religiosos legítimos.

 
EN LAS RELIGIONES ÉTNICAS
El uso de medios de protección contra las molestias de espíritus malignos, reales o supuestas, sigue naturalmente la fe en su existencia, y es, y será siempre, la característica de las religiones étnicas, salvajes o civilizadas. Sólo dos de las religiones de la antigüedad, la Egipcia y la Babilónica, caben en este renglón. Pero no será tarea fácil, aun en el caso de estas dos religiones, de aislar lo que toca estrictamente nuestro tema de toda la masa de pura magia en la cual está sumergido. Los Egipcios atribuían a los demonios ciertas enfermedades y varios tipos de males, y creían en la eficacia de los hechizos mágicos y encantamientos para espantar o echarlos. El muerto en especial necesitaba ser fortalecido por la magia para que pudiera hacer con seguridad su último viaje hacia el mundo del más allá .(ver Budge, Egyptian Magic, London, 1899). Sin embargo no hay mención de exorcismo en los documentos Egipcios.
En el famoso caso en el cual un demonio a sido expulsado de la hija del Príncipe de Bekthten, el ministerio humano fue sin valor y el dios Khonsu en persona tuvo que ser mandado desde Thebes para esta misión. El demonio se retiró en forma elegante cuando fue confrontado con el dios y éste le hizo un gran banquete antes que se fuera “a su lugar ” (op. cit. p. 206 sq.). La magia de los Babilonios se mezclaba ampliamente con la medicina, ciertas enfermedades eran consideradas como el efecto de posesiones demoníacas y el exorcismo era considerado como la más fácil, sino la única forma de curarlas(Sayce, Hibbert Lect. 1887, 310). Para este propósito se empleaban ciertas fórmulas de conjuro por las cuales algún dios, diosa o deidad era invocado para echar al maligno y reparar las malas consecuencias de su posesión. El ejemplo siguiente (de Sayce, op. cit., 441 seq.) puede ser citado : ” Al demonio que se apodera de un hombre, Al demonio (ekimmu) que se apodera de un hombre, Al demonio que causa maldad, Al demonio del mal, Conjura, Oh espíritu del cielo; Conjura, Oh espíritu de la tierra “. Para otros ejemplos ver King, Babylonian Magic and Sorcery (Londres, 1896).
 
ENTRE LOS JUDÍOS
No hay en el Antiguo Testamento caso en que demonios fueron expulsados por hombres. En el libro de Tobías, VIII, 3, es el ángel que ” cogió el demonio y lo ató en el desierto del Egypto alto “; y la instrucción previa dada al joven Tobías (VI, 18,and 19) de quemar el corazón del pez en la alcoba matrimonial parece haber sido un plan del mismo ángel para esconder su verdadera identidad. Sin embargo, en la literatura judía fuera del cánon bíblico, excistían encantamientos para exorcizar demonios que se encuentran en el Talmud Talmud (Schabbath, XIV, 3; Aboda Zara, XII, 2; Sanhedrin, X, 1). Estos encantamientos, a veces, estaban escritos en la superficie interior de platos de madera de los cuales hay una colección (estimada ser de séptimo siglo A.D) conservada en el Museo Real de Berlín; las inscripciones de la colección han sido publicadas y traducidas por Wohlstein in the “Zeitschrift für Assyriologie” (Dic., 1893; Abril, 1894). Las principales características de esos exorcismos judíos eran la mención de nombres que se creía ser eficaz., por ejemplo los nombres de ángeles buenos que podían ser usados solos o en combinación con el nombre de Dios “ÉL”. En efecto, la creencia en el mero uso de nombres ha caído desde mucho tiempo en la superstición entre los Judíos y se consideraba más importante que se usaran nombres appropiados, lo que ha variado con el tiempo y las ocasiones. Era, sin duda, esta creencia supersticiosa que impulsó a los hijos de Esceva que habían visto los exorcismos exitosos de San Pablo en nombre de Jesús a probar por su cuenta la fórmula: “Te conjuro por Jesús a quien predica Pablo”, con resultados desastrosos para ellos (Hechos, XIX, 13). Había una creencia popular judía, aceptada por el erudito escritor Josef, que decía que Salomón había recibido el poder de echar demoniosa y que él había compuesto y transmitido una cierta fórmula que era eficaz para este propósito. El historiador judío recuerda como un cierto Eleazar, en la presencia del Emperador Vespasiano y sus oficiales, tuvo éxito por medio de un anillo mágico aplicado a la nariz de un poseído en echar el demonio por los hoyos de su nariz. La virtud del anillo era debida al hecho que contenía una raíz rara indicada en la fórmula de Salomón y que era extramadamente difícil de conseguir (Ant. Jud, VIII, II, 5; cf. Bell.Jud. VII, vi, 3). Pero fuera de supersticiones y magia, en la respuesta de Cristo a los Fariseos que lo acusaban de echar demonios por el poder de Belzebú, la práctica de exorcismos entre los judíos es supuesta cuando Jesús les contesta : ” y si yo expulso demonios por el poder de Belzebú, los hijos de ustedes, ¿por el poder de quien los expulsan? (Mateo XII, 27). No parece razonable entender esta respuesta de Jesús como mera ironía o puro argumento ad hominen que no implicara una admisión del hecho; al contrario, en otra parte (Marcos IX, 37-38) tenemos el relato de una persona que no era de sus discípulos y que echaba demonios en nombre de Él. Cristo no quiso impedirselo ni tampoco reprenderlo.
 
EXORCISMO EN EL NUEVO TESTAMENTO
Asumiendo la realidad de la posesión demoníaca contra la cual la autoridad de Cristo es garantizada (ver OBSESIÓN, POSESIÓN), hay que observar que Jesús apela a su poder sobre los demonios como una señal reconocida de su Mesianidad (Mateo., XII, 23,28; Lucas,xi,20).
Asumiendo la realidad de la posesión demoníaca, contra la cual la autoridad de Cristo es invocada (ver OBSESIÓN, POSESIÓN), hay que notar que Jesús utilizaba su poder sobre los demonios como una de las señales de su Mesianidad. Él echaba los demonios, lo declaraba él, con el Dedo de Dios o sea el Espíritu Santo, y no como los adversarios lo suponían con el poder del príncipe de los demonios (Mt, XII, 24, 27 ; Mc, III, 22; Lc XI, 15,19); además mostraba que no ejercitaba no un mero poder delegado sino una autoridad personal que le era propria. Eso es claro al ver la manera directa e imperativa con la cual ordenaba a los demonios de partir (Mc, IX, 24; cf i, 25 etc) : ” Él echaba los demonios con su palabra y sanaba a todos los enfermos ” (Mt VIII, 16) : A veces, como es el caso de la hija de la mujer cananea, el exorcismo se hizo a distancia (Mt XV, 22 y siguientes; Mc VII, 25). A veces también él permitía a los demonios expresar su conocimiento de Jesús como ” el Santo de Dios ” (Mc I, 24) o de quejarse que ya había venido a atormentarlos antes de tiempo, es decir antes del tiempo del castigo (Mt VIII, 29 y siguientes; Lc VIII, 28 y siguientes). En el caso que la posesión demoníaca fuera acompañada por alguna enfermedad, no había confusión entre las dos realidades en la mente de Cristo o de los Evangelistas. En Lucas, XIII, 32, por ejemplo, el Maestro distingue claramente entre la expulsión del espíritu malo y la sanación de la enfermedad.
Cristo apoderó a sus Apóstoles y sus Discípulos para echar demonios en su nombre cuando él estaba todavía en esta tierra (Mt. X, 1 y 8; Mc. VI, 7; Lc. IX, 1; X, 17), y a los creyentes, él prometió el mismo poder (Mc. XVI, 17). Pero la eficacia de este poder delegado era condicional como se puede ver en el hecho de que los Apóstoles no tuvieron siempre éxito con sus exorcismos: ciertos tipos de espíritus, como Cristo lo explicó, pueden ser echados por la oración y el ayuno (Mt. XVII, 15, 20; Mc. IX, 27,28; Lc. IX, 40) En otras palabras el éxito del exorcismo por los cristianos, en nombre de Cristo, es sujeto a las mismas condiciones de las cuales la eficacia de la oración y el uso del poder carismático dependen. Sin embargo un éxito manifiesto ha sido promitido (Mc. XVI, 17). San Pablo (Hech. XVI, 18; XIX, 12), y sin duda, los otros Apóstoles y Discípulos, usaron regularmente, según las necesidades, el poder del exorcismo, y la Iglesia siguió haciéndolo sin interrupción hasta el día de hoy.
 
EXORCISMOS DE LA IGLESIA
Fuera del exorcismo en sentido estricto – es decir el de echar demonios de los posesos -el ritual católico, siguiendo las tradiciones tempranas, ha retenido variedad de otros exorcismos de los cuales vamos a hablar ahora.
(1) Exorcismo de los posesos
Lo tenemos de la autoridad de los escritores de los primeros tiempos quienes se refieren a este tema. En los primeros siglos, no sólo el clero sino también los laicos eran capacitados con el poder de Cristo para liberar a los endemoniados y energúmenos, y su éxito era citado por los apologistas como prueba del origen divino de la Religion (Justino Mártir, Apol.,6; P.G., VI, 453; Dial., 30,85; ibid., 537,676 sq; Minutius Félix, Octav.,27,P.L.,III; Origen, Contra Celsum.,I,25; VII,4,67; P.G., XI,705,1425,1516; Tertuliano, Apol.,22,23; P.L., I,404 sq; etc). Es claro en todos los testimonios que ningún tipo de magia o medios supersticiosos fueran utilisado, sino que, en los primeros siglos como en los tiemps ulteriores, se usaba una simple y autoritaria orden dirigida al demonio en el nombre de Dios y más específicamente en el nombre de Cristo crucificado. Era la forma usual de exorcismo.
Algunas veces, añadiendo a las palabras, se usaba acciones simbólicas como el soplo (insufflatio), la imposición de las manos o haciendo la señal de la cruz. San. Justino dice que los demonios vuelan con el ” toque del soplo de los cristianos ” (II Apol.,6) como de una llama que los quemara, añade San Cirilo de Jerusalem (Cat.,XX, 3, P.G., XXXIII, 1080). Origen menciona la imposición de las manos, y San Ambrosio (Paulinus, Vit.Ambr.,n.28,43, P.L, XIV,36,42), San Efrén Syro (Greg. Nyss., De Vit. Ephr., P.G., XLVI,848) y otros usaban esta ceremonia en los exorcismos. La señal de la cruz, esta corta y simple forma de expresar su fe en el Crucificado, invocando su Divino poder, es alabada por muchos Padres por su eficacia contra todo tipo de molestia demoníaca (Lactantius, Inst., IV, 27, P.L., VI, 531 sq.; Atanasio, De Incarn. Verbi.,n.47, P.G., XXV,180; Basilio, In Isai., XI,249, P.G., XXX,557, Cirilo de Jerusalén, Cat.,XIII,3 col.773; Gregorio Nazianzen, Carm. Adv.iram,v,415 sq.; P.G., XXXVII, 842). Los Padres recomendaban que la orden y las oraciones que la acompañan fueran tomadas de la fuente de la Sagrada Escritura (Cirilo de Jerusalén., Procat.,n.9,Col.350; Atanasio, Ad Marcell., n.33, P.G., XXVII,45). El rito presente de exorcismo usado por la Iglesia está en perfecta concordancia con la enseñanza de los Padres y es prueba de la continuidad de la Tradición Católica en esta materia.
(2) Exorcismo bautismal

Desde el comienzo de la Iglesia, se ha introducido la práctica de hacer un exorcismo a los catecúmenos como preparación al Sacramento de Bautismo. Esto no quería decir que eran considerados como obsesos o endemoniados, sino que sólo podían haber sido sujetos por la presencia del pecado original y de los pecados personales en los adultos a la influencia del demonio a cuyas maniobras eran invitados a renunciar y de las cuales iban a ser liberados por la gracia del bautismo. El exorcismo en este caso es una anticipación simbólica de uno de los efectos principales del sacramento de la regeneración; y además, como era usado en el caso de los niños que no tenían pecados personales, San Agustín podía apelar a él contra los Pelagianos como argumento acerca de la doctrina del pecado original (Ep.CXCIV, n.46. P.L., XXXIII,890; C. Jul.III,8; P.L., XXXIV,705, y otros lugares). San Cirilo de Jerusalén (Procat.,14, col.355) da una descripción detallada del rito de exorcismo bautismal. Aparentemente en Oriente la unción con óleo exorcizado forma parte del exorcismo a partir de esta descripción. El único testigo temprano en la Iglesia Occidental que trata el tema de la unción es le Cánon Arábico de Hipólito. La Exsufflatio, o expiración del demonio por parte del catecúmeno, que fue alguna vez parte de la ceremonia, era símbolo de la renuncia a las maniobras del demonio, mientras que la Insufflatio, o expiración del Espíritu Santo por los ministros y los asistentes sobre el candidato, simbolizaba la infusión de la gracia santificante del sacremento. La mayoría de estas antiguas ceremonias han sido guardadas por la Iglesia hasta nuestro tiempo en su rito del bautismo solemne.
(3) Otros exorcismos

Según la creencia católica, los demonios o ángeles caídos han retenido un gran poder natural como seres inteligentes sobre el universo material, y usan objetos y dirigen fuerzas materiales para sus propósitos malignos; y sobre este poder que es en sí limitado y sujeto, por supuesto, al control de la Divina Providencia, se cree que le ha sido permitido ejercer una influencia más amplia debido a las consecuencias del pecado de la humanidad. Entonces los lugares y las cosas como las personas son naturalmente posibles víctimas de la infestación diabólica, dentro del límite permitido por Dios, y el exorcismo en este caso no es más que una oración a Dios en nombre de su Iglesia para que sea restingido este poder diabólico en forma sobrenatural, y una profesión de fe en su Voluntad de que Él lo quiere hacer a favor de sus siervos en la tierra.
Las principales cosas que son formalmente exorcizadas con una bendición es el agua, la sal, el aceite que son luego usadas en el exorcismo de personas y en bendiciones o consagración de lugares (iglesias) y objetos (altares, ajuar litúrgico, campanas) y que son en uso en la liturgia pública o la devoción privada. El agua bendita, que es el sacramental con el cual los fieles tienen más alcance es una mescla de agua y de sal; y en la oración de bendición, se le pide a Dios que colme con poder sobrenatural de protección los que usarán con fe estos objetos contra las asechanzas del demonio. Este tipo de exorcismo indirecto por medio de objetos exorcizados es una extensión de la idea original ; pero no introduce nada nuevo y ha sido usado en la Iglesia desde los tiempos los más remotos. (
Ver también EXORCISTA.)
P.J. TONER
Transcrito por Listya Sari Diyah
Traducido por Jean Lacaille, pbro.
========================================================================

EXORCISMO CONTRA SATANÁS Y LOS ÁNGELES REBELDES

Publicado por orden de Su Santidad León XIII

 

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

Salmo 67.
Levántese Dios y sean dispersados sus enemigos y huyan de su presencia los que le odian.
Como se disipa el humo se disipen ellos, como, se derrite la cera ante el fuego, así perecerán los impíos ante Dios.

 

Salmo 34.
Señor, pelea contra los que me atacan; combate a los que luchan contra mí.
Sufran una derrota y queden avergonzados los que me persiguen a muerte.
Vuelvan la espalda llenos de oprobio los que maquinan mi perdición.
Sean como polvo frente al viento cuando el Ángel del Señor los desbarate.
Sea su camino oscuro y resbaladizo, cuando el Ángel del Señor los persiga.
Porque sin motivo me tendieron redes de muerte, sin razón me abrieron trampas mortales.
Que les sorprenda un desastre imprevisto, que los enrede la red que para mí escondieron; que caigan en la misma trampa que me abrieron. Mi alma se alegra con el Señor y gozará de su salvación.
Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

 

Esta entrada fue publicada en Angeles, Biblia, Dios, Espiritu santo, Interes general, jesus, oracion, Ritos, Ritos y Sacramentos, Santisima Trinidad, testimonio y reflexion y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Exorcismos…parapsicología, psiquiatría y posesión maligna

  1. Unknown dijo:

    yO CREO QUE CUANDO EL RÍO SUENA AGUA LLEVA..
    y CREO QUE CUANDO LA IGLESIA SE HA PRONUNCIADO DE UNA FORMA
    TAN CONTUNDENTE ES POR ALGO..
    PERO ESTAS COSAS ME DAN UN MIEDO¡¡¡¡
    MUCHAS GRACIAS POR TUS PALABRAS DE ÁNIMO..
    POR TUS ORACIONES..
    TE DEJO UN ABRAZO MUY FUERTE
    LENI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s