“No busques excusas, y tal como eres acércate a Jesús que te espera en la confesión ”

“No busques excusas, y tal como eres
acércate a Jesús que te espera en la confesión ”
Homilía del Cardenal Juan Luis Cipriani

Hermanos y hermanas, estamos como todos los domingos con ustedes.

Hoy la carta de San Pablo a los Filipenses, nos dice unas palabras que nos pueden ser muy útiles, “Todo lo estimo pérdida comparado con la existencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por El lo perdí todo. Todo lo estimo basura con tal de ganar a Cristo”.

Son palabras fuertes, que quisiera que todos las hiciéramos vida de nuestra vida. Que nos permitan conocer a Cristo, tener una visión de Cristo que no es parte de mi inteligencia o de mi sabiduría, sino que es parte de la humildad de dejar que Dios entre en nuestras almas.

Recuerdo un escrito de un Cardenal cuando decía, la gente habla del poder, todo el mundo habla del poder, y luego se preguntaba. ¿Cuál es el poder de Cristo? -el poder de Cristo es la obediencia a su Padre- contestaba. Cuando Cristo dice: mi alimento es hacer la voluntad de mi Padre que me ha enviado. Ahí reconocemos su poder.

Como vemos, ésta es una concepción diferente del poder, por un lado vemos autoridad, atropello, fuerza, falta de respeto. Y en el otro caso obediencia, humildad, servicio, en el que Cristo es el ejemplo para nosotros. Por eso San Pablo dice “todo estimo que es una basura si no tengo a Cristo”.

Acércate a encontrar a Cristo en la confesión.

Estamos acercándonos ya a la Semana Santa, y sin embargo vamos apurando el paso, en un mundo que tal vez no vive al mismo ritmo, que tal vez está más preocupado de otros problemas y otras situaciones y no se acuerda prepararse para esta fecha tan importante.

Recuerdo cuando yo era pequeño, la Semana Santa empezaba en el hogar. Las mamás y las abuelas, nos empezaban a ayudar para vivir ese clima de mayor silencio y recogimiento, llevándonos a las iglesias. Por eso yo te pido a ti, que te prepares para esta Semana Santa. Acércate a encontrar a Cristo en la confesión.

Vas a encontrar mucha paz en la confesión. Esa obediencia hacia el poder de Dios, te llevará a ver cómo en tu alma se refleja la alegría, la paz y la serenidad de quien reconoce que ha cometido pecados, y que se prepara para ese momento cumbre que es la muerte y la resurrección de Cristo.

Levantemos nuestra mirada al Señor

San Pablo sigue diciendo más adelante, “No es que ya haya conseguido el premio, o que ya esté en la meta. Yo corro para ver si lo obtengo, sólo busco una cosa, olvidándome de lo que queda atrás”. Allí tienes un modo de olvidarte de lo que queda atrás, la confesión. No se trata de hacer cosas raras o de descansar. Hay que olvidar esa vida dejándola en manos de Dios.

Hermanos, a mi me duele mucho el contemplar el mundo, que va como ovejas sin pastor, que está muchas veces conmovido por problemas de hambre, de salud, problemas familiares, lleno de dificultades, y sin embargo no levantamos la mirada a nuestro Dios.

¡Levantemos nuestra mirada al Señor! Digámosle, Señor tú lo sabes todo, tú sabes que soy un hombre pecador, que procuro mejorar y que tantas veces no puedo, tú sabes que a veces la soberbia no me deja mirar mi alma y por eso no encuentro el pecado. Por eso hermanos, aligera el paso. Aproxímate a la iglesia más cercana, y pídele al sacerdote un momento para que te puedas confesar.

Tal como eres, acércate a Jesús

Pero no confundamos las cosas, este acto significa poder en manos de Dios a través del sacerdote, éste sacramento lo ha instituido Jesucristo cuando le dijo a Pedro, te doy las llaves de mi Reino, todo lo que tu perdones queda perdonado. Por eso nosotros sucesores de los apóstoles tenemos ese poder de dejar atrás tus pecados, si estas arrepentido y dispuesto a cambiar. Entonces apura el paso, en medio de tu trabajo en medio de tus agobios, dale un tiempo al Señor que te está esperando.

Porque muchas veces se nos va la vida preparando las cosas, y ponemos pretextos. No me confieso porque todavía no sé bien si el sacerdote me va entender, mejor no bautizo a mi hijo porque me falta el padrino, no sé si ir a misa por que tengo este problema.

No busquemos excusas, y tal como eres acércate a Jesús, El te espera. Yo le pido ahora: “Señor entra en los corazones de los que nos escuchan, entra y dales un abrazo, llénalos de gozo y anímalos a acercarse a la confesión”.

Quien esté libre de pecado tire la primera piedra

En el evangelio de este domingo, hay una imagen impresionante, el apóstol San Juan nos dice que han encontrado una mujer en adulterio y la traen delante de Jesús, todos los fariseos -cínicos yo diría- no perdonan, acusan y maltratan a aquella mujer pecadora, diciéndole a Jesús: la hemos encontrado en adulterio, qué dices; puesto que la ley judía dice que quien era encontrada en adulterio era condenada a la muerte a pedradas.

Jesús como quien no oye, se pone a jugar en el suelo escribiendo unas señales, sin embargo ellos le interrogan, quieren que condene, que maltrate. Y Jesús después de un momento levanta la cara y dice: “Quien esté libre de pecado tire la primera piedra”.

Los primeros que se retiraron fueron los más ancianos. La experiencia de una vida larga hace que sean ellos los primeros que se retiran, porque la vida les ha enseñado que no tienen derecho de matar a los demás, que no deben acusar a los demás. Y Jesús espera, al cabo de un rato levanta la cara y ya no queda nadie. La mujer está sola, Jesús le dice: “Mujer nadie te ha condenado, vete y no peques más”.

Preséntate delante del Señor y sé sincero

¿No es ésta una confesión? La confesión es tener la sinceridad de personalmente presentarse delante de Dios. Nos dice basta de acusaciones hipócritas, de acusaciones llenas de ruidos y de gritos. Primero tienes que ver tu alma, si estas libre de pecado, si te ha perdonado Dios a ti.

Ahora que estamos muy cerca de la Semana Santa, yo te digo acércate a María, pídele a Ella, a nuestra Madre, y dile: Mamá dame la mano, llévame donde tu hijo, como aquella pecadora déjame abrir mi alma en la confesión. Y ya verás cómo María, como buena Madre, te lleva con cariño hacia su Hijo. Y verás también como aquel sacerdote te absuelve en nombre de Dios.

Vemos como éste pasaje del evangelio esta lleno de optimismo y de esperanza que el mundo de hoy necesita tanto, este evangelio está lleno de ese Cristo vivo.

Yo los invito a acercarse a ese Cristo vivo. Se tú entre los tuyos, un hombre o una mujer que anima a los demás a caminar hacia el perdón, hacia la confesión, hacia el arrepentimiento.

Que el Señor escuche nuestra oración. Y que la bendición de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo llene los corazones y los anime a esa conversión en la confesión.

Así sea.

 (Homilía del domingo 28 de marzo del 2004)
Texto publicado en www.arzobispadodelima.org

Anuncios
Esta entrada fue publicada en testimonio y reflexion. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “No busques excusas, y tal como eres acércate a Jesús que te espera en la confesión ”

  1. namchul dijo:

    잘 보구감니다 . 나의 아름다운 천사 친구님 . 오늘도 아름다운 시간 보내세요 ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,hug,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

  2. Mercedes dijo:

    Hola,
    No sé si eres de Perú, pero yo si lo soy y me
    parece exelente que alguien publique palabras
    de nuestro Cardenal Juan Luis Cipriani, ya que
    es una persona muy poco comprendida y muy
    atacada en Perú. Personalmente me gusta mucho
    la profundidad de sus palabras.
    Gracias por esta entrada.
    Bendiciones

  3. julia dijo:

    hola soy de argentina,hace muchos años que estoy buscando alguna respuesta,si alguien con seriedad me puede ayudar se los agradeceria mucho.cuando era una niña,tenia cinco años de edad una noche de lluvia ,lo recuerdo perfectamente,sali a una galeria que tenia mi casa y hubo un relampago ,mire el cielo y vi la imagen de Jesus con una tunica blanca y un manto rojo (como el del sagrado corazon)estaba con un angulo de madera que apoyaba en el suelo y una sierra en la mano como por cortar la madera,estaba de pie,la imagen se mantubo todo el tiempo que estube mirando y empeze a gritar y llamar a mi mama y a decir mira Jesusito!!ella miro no vio nada y me llevo adentro ,volvi a salir corriendo y no lo vi mas,esa imagen la tengo gravada en mi mente.hoy soy abuela de dos niñas y aun no se por que vi eso.gracias a todos y que Dios losa Bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s