PASCUA DE RESURRECCION

 PASCUA DE RESURRECCION

 El Domingo de Resurrección o de Pascua es la fiesta más importante para todos los católicos, ya que con la Resurrección de Jesús es cuando adquiere sentido toda nuestra religión.Cristo triunfó sobre la muerte y con esto nos abrió las puertas del Cielo.

En la Misa dominical recordamos de una manera especial esta gran alegría. Se enciende el Cirio Pascual que representa la luz de Cristo resucitado y que permanecerá prendido hasta el día de la Ascensión, cuando Jesús sube al Cielo.La Resurrección de Jesús es un hecho histórico, cuyas pruebas entre otras, son el sepulcro vacío y las numerosas apariciones de Jesucristo a sus apóstoles.Cuando celebramos la Resurrección de Cristo, estamos celebrando también nuestra propia liberación. Celebramos la derrota del pecado y de la muerte.
En la resurrección encontramos la clave de la esperanza cristiana: si Jesús está vivo y está junto a nosotros, ¿qué podemos temer?, ¿qué nos puede preocupar?
Cualquier sufrimiento adquiere sentido con la Resurrección, pues podemos estar seguros de que, después de una corta vida en la tierra, si hemos sido fieles, llegaremos a una vida nueva y eterna, en la que gozaremos de Dios para siempre.

 

La resurrección de Cristo es el hecho esencial de nuestra fe. “Si Cristo no ha resucitado, dice San Pablo, nuestra fe es una mentira”, pero Cristo ha resucitado. La resurrección de Cristo es el hecho esencial de nuestra fe, precisamente porque ese hecho no sólo afecta a Cristo, sino que también transforma totalmente el concepto que tenemos sobre el hombre, sobre la realidad humana. La resurrección, como hecho teológico tiene un montón de niveles de significado. Expongamos algunos de ellos.

La resurrección de Cristo significa, en primer lugar, que hemos de ir resucitando ya, desde ahora, en esas zonas de nuestro ser humano que estén demasiado muertas, porque lo que nos van resucitar es nuestra vida no otra. Preguntémonos, pues : ¿Queremos vivir ? Si no, ¿para qué nos van a resucitar ?

La resurrección de Cristo significa, también, que el justo no muere por gusto. Significa que Dios se ha comprometido a reivindicar, a rehabilitar, al justo condenado injustamente. Dios es el reivindicador del justo y de la causa por la cual el justo ha sido asesinado.

La resurrección de Cristo significa, además, que ya comenzó el fin de los tiempos, que ya estamos en la última hora del último tiempo, que ya comenzó el fin del mundo, puesto que ya resucitó el primero de los muertos. Jesús es sólo el primer fruto, la primicia, de esa cosecha plena que esperamos para el fin. El mismo Espíritu de Dios que resucitó a Jesús está ya en nosotros (Romanos 8,11) para ir formando en nosotros el cuerpo de gloria. Jesús resucita no a esta vida, sino a la vida que nosotros tendremos al final, cuando el hombre haya llegado a la plenitud de la evolución humana. En El se nos revela cómo será el hombre cuando haya llegado a esa plenitud de evolución posible.

La resurrección de Jesús nos revela que Dios ha colocado la capacidad de resucitar dentro de la existencia humana. Nos revela que la naturaleza humana no está hecha para ser destruida, sino para ser resucitada. La muerte no es, pues, el hecho definitivo y final. En el horizonte de la existencia humana está que el hombre llegará a vencer la muerte y que su vida acabará en resurrección, no en muerte.

La resurrección de Jesús nos revela, también, que nosotros mismos hemos de resucitar, no otros. No sabemos cómo, no sabemos cuándo ; sólo sabemos que nosotros, sí, nosotros mismos, hemos de resucitar.

La resurrección de Jesús nos revela, además, que la resurrección, final de la vida humana, es una ascensión. El final de nuestra vida no es que algo nuestro, nuestra alma por ejemplo, se vaya al cielo, sino que nuestra vida, nosotros mismos, nos veamos exaltados, resucitados, transformados, transfigurados ; que se vea claramente en nosotros todo lo Dios que somos por la encarnación de Dios. Jesús no se ha ido a ninguna parte, está aquí, con nosotros, hasta el fin del fin de los tiempos.

Preguntémonos : ¿Creemos nosotros en la resurrección de Cristo ?

En la primera lectura del día de hoy está lo que constituía el “Kerygma” (mensaje original), puesto en la boca de Pedro. De este tipo de anuncios de la Buena Nueva salieron, gradualmente, todos los Evangelios. Alguien preguntaba : ¿Por qué dices que Jesús estaba ungido con la fuerza del Espíritu Santo ? Y Pedro contaba algo en lo que apareciera cómo Jesús usaba la fuerza del Espíritu. Otro preguntaba : ¿Cómo fue que lo mataron ? Y Pedro relataba lo que aparece, después, en los Evangelios como los sucesos de la crucifixión ; y así sucesivamente a cada una de las preguntas suscitadas por las afirmaciones que aparecen en ese “Kerygma”. La esencia del apostolado de esos primeros doce seguidores de Jesús está en el anuncio de que Dios ha empezado a reinar plenamente puesto que ya reina en un hombre por su resurrección.

Si Cristo no ha resucitado nuestra fe es una mentira, pero si nosotros no vamos a resucitar, tampoco Cristo ha resucitado, dice San Pablo en la carta a los Corintios, capítulo 15. Este mismo mensaje aparece también en el trozo de la carta de Pablo a los cristianos de la ciudad de Colosos. La idea es la que aparece, igualmente, en la oración colecta, primera oración solemne de la Misa de hoy. El que vive como Cristo muere como Cristo y tiene derecho a una resurrección como la de Cristo.

La lectura de las Sagradas Escrituras que tenemos en el domingo de resurrección, responde a la preocupación de la primera comunidad de aclararnos que nadie robó el cuerpo de Cristo y fingió o inventó la resurrección. Recordemos que ésa fue la primera vez acusación que se echó sobre los apóstoles cuando se habló por primera vez de la resurrección de Cristo. No lo robó María Magdalena, no lo robó Pedro, no lo robó Juan, ni ninguno de los apóstoles, que, en este relato aparecen como personas que no creían en esa resurrección. ¿Para qué iban a inventar algo en lo que no creían ? La resurrección no es un truco, nos dice este relato del Evangelio de Juan, sino una verdad teológica. El Señor Jesús resucitó de verdad y con El, con su resurrección, ha quedado inaugurado el inicio del Reino de Dios. Dios quiere reinar aquí ; este mundo tiene que convertirse en un mundo como Dios lo quiere, en un mundo en el que Dios reine ; la resurrección es el primer paso pleno en ese camino de plenitud para el mundo.

Todo el que se encuentre con nosotros, miembros del cuerpo de Cristo, tiene derecho a encontrarse con Cristo resucitado, lleno de vida, capaz de llenar de vida todo, todas las cosas ; estamos completando en nuestro cuerpo lo que falta a la pasión de Cristo y estamos completando en nuestro cuerpo lo que falta a la resurrección de Cristo. ¿Es así ?

En este tiempo de Pascua, estamos celebrando la Resurrección de Jesús, el acontecimiento más importante de la historia para un creyente, la victoria de Cristo sobre la muerte,  la victoria de la vida y del amor de Dios, más fuerte que el pecado y las limitaciones del hombre.  Y como cristianos que hemos sido hechos hijos de Dios en Cristo por el Bautismo, celebramos también la Resurrección de nuestro hermano …, su paso a la vida eterna.Creer en la Resurrección no es una cuestión de más o menos inteligen­cia, tampoco es cuestión de comprender cómo podrá darse o cómo es posible.  Creer en la Resurrección es sobre todo una cuestión de confianza.  Confianza en Cristo, en sus palabras y en su promesa.  El prometió la vida eterna para to­dos que quieran acogerle.  Y por sus obras, por su coherencia de vida, nosotros sabemos que podemos confiar en El.  Confianza en aquellos  testigos de la resu­rrección que nos dicen que lo vieron vivo y que esa experiencia fue capaz de cambiar por completo sus vidas. Confianza en los miles de testigos que a lo largo de la historia han creído y han dado su vida por esa fe.  Y confianza también en el amor, en ese amor que sentimos y que aunque se nos muestra débil también se nos muestra con necesidad de eternidad

La Resurrección es una luz para los hombres y cada cristiano debe irradiar esa misma luz a todos los hombres haciéndolos partícipes de la alegría de la Resurrección por medio de sus palabras, su testimonio y su trabajo apostólico.
Debemos estar verdaderamente alegres por la Resurrección de Jesucristo, nuestro Señor. En este tiempo de Pascua que comienza, debemos aprovechar todas las gracias que Dios nos da para crecer en nuestra fe y ser mejores cristianos. Vivamos con profundidad este tiempo.
Con el Domingo de Resurrección comienza un Tiempo pascual, en el que recordamos el tiempo que Jesús permaneció con los apóstoles antes de subir a los cielos, durante la fiesta de la Ascensión

¿Cómo se celebra el Domingo de Pascua?

Se celebra con una Misa solemne en la cual se enciende el cirio pascual, que simboliza a Cristo resucitado, luz de todas las gentes.
En algunos lugares, muy de mañana, se lleva a cabo una procesión que se llama “del encuentro”. En ésta, un grupo de personas llevan la imagen de la Virgen y se encuentran con otro grupo de personas que llevan la imagen de Jesús resucitado, como símbolo de la alegría de ver vivo al Señor.En algunos países, se acostumbra celebrar la alegría de la Resurrección escondiendo dulces en los jardines para que los niños pequeños los encuentren, con base en la leyenda del “conejo de pascua”.La costumbre más extendida alrededor del mundo, para celebrar la Pascua, es la regalar huevos de dulce o chocolate a los niños y a los amigos.A veces, ambas tradiciones se combinan y así, el buscar los huevitos escondidos simboliza la búsqueda de todo cristiano de Cristo resucitado. 

Hechos 10, 34a-37-43. Colosenses 3, 1-4. Juan 20, 1-9.

Fuente: pasionistas.org; http.//sanignaciodeloyola.spaces.live.com

Esta entrada fue publicada en Biblia, Dios, jesus, Santisima Trinidad y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PASCUA DE RESURRECCION

  1. MARJY dijo:

    ustedes saben el nombre de dios ……
    el nombre de dios es JEHOVA JESUCRISTO SU HIJO MURIO POR NOSOTROS Y AORA ESTA EN EL CIELO COMO UN REY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s