Que es la concupiscencia?

Del latín concupiscere (desear ardientemente, ansiar), este término indica el deseo intenso de conseguir algo agradable o de un bien (tanto real como aparente). Según la Escritura, está siempre presente en la vida del hombre y tiene de suyo un carácter ambivalente, aunque no puede negarse que se la presenta sobre todo en su significado negativo de inclinación al mal. Los autores sagrados no refieren la concupiscencia sólo a la esfera sexual, sino a diversas situaciones humanas.

A lo largo de la historia del pensamiento teológico se dan dos orientaciones de fondo en la comprensión de la concupiscencia: la primera, fuertemente influida por el helenismo, hace remontar la concupiscencia a la conflictividad entre el espíritu y la materia que está presente en el hombre; a pesar de estar orientado hacia el bien y la verdad, el espíritu del hombre está fuertemente condicionado por la tendencia a las cosas sensibles y al placer; en esta perspectiva, la concupiscencia se configura como “un conjunto de inclinaciones espontáneas e irracionales” (M. Flick – Z. Alszeghv), que se escapa del control de la razon o que puede conducir al hombre a lo que la razón misma juzga que no es verdadero o bueno.

La segunda orientación concibe la concupiscencia como la deficiencia o el debilitamiento de la capacidad de dirigirse con equilibrio y decisión hacia el bien o hacia los fines justos; no debe entenderse como una inclinación natural al mal o al bien limitado, sino como un signo de la falta de armonía que es “consecuencia de la debilidad de la razón y de la voluntad libre, que no logran someter a las fuerzas inferiores, sino que incluso se ven absorbidas por ellas” (M. Flick – Z. Alszeghy).

Sobre la relación entre la concupiscencia y el pecado original, mientras que Agustín establece una especie de equivalencia entre las dos realidades, Tomás de Aquino afirma que es consecuencia del pecado original, que es «la pasión sostenida por un fuerte deseo” y aunque no es necesariamente negativa y/o mala, en la actual condición de la humanidad se configura sobre todo como impulso hacia el mal y no hacia el bien: “La concupiscencia es desordenada -señala el Angélico- en cuanto que contrasta con la razón inclinando hacia el mal o suscitando dificultades para el bien”.

 La concupiscencia debe considerarse ante todo en relación con la condición singular de sujeto encamado, que quiso el Creador para el hombre: precisamente como tal, está llamado a ejercer su propia responsabilidad, procurando ante todo reconstruir fatigosamente el equilibrio y la armonía perdidos, sin renunciar a priori a aquellos elementos de su personalidad que más fácilmente podrían orientarse hacia fines realmente buenos. En el ejercicio de la responsabilidad y en el esfuerzo por construirse a sí mismo, las propias «pasiones » pueden tener una función positiva.

Como enseña Tomás de Aquino, la vida moral alcanza su cima cuando todo el hombre se orienta hacia el bien; escribe: «Entra dentro de la perfección misma del bien moral que el hombre se dedique a él no sólo con su esfuerzo volitivo, sino también con el sensitivo». Pero esto requiere equilibrio, madurez, realismo. Las «pasiones» pueden realmente obstaculizar el camino de maduración y de perfección del hombre, bien sea impidiendo la decisión justa, bien confundiendo a la inteligencia en el reconocimiento de la verdad, o bien frenando el impulso de la voluntad hacia el bien auténtico.

 

http://www.mercaba.org

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s