SAN CIPRIANO vida y oraciones

San Cipriano de Cartago, mártir y santo africano (14 se setiembre)

San Cipriano es uno de los mas importantes Padres de a Iglesia africana. Nacido en el año 200 en Cartago (Africa) en el seno de una familia rica y pagana, se convirtió al cristianismo entre los 35 y 40 años de edad. Su mayor inspiración fue un sacerdote llamado Cecilio. Una vez bautizado descubrió la fuerza del Espíritu Santo capacitándolo para ser un hombre nuevo. Se consagró al celibato. Tuvo un gran amor al estudio de las Sagradas Escrituras por lo que renunció a libros mundanos que antes le eran de gran agrado. Es famoso su comentario del Padrenuestro. Fue ordenado obispo por aclamación popular, el año 248, al morir el obispo de Cartago. Quiso resistir pero reconoció que Dios le llamaba. “Me parece que Dios ha expresado su voluntad por medio del clamor del pueblo y de la aclamación de los sacerdotes”. Fue gran maestro y predicador. En el año 251, el emperador Decio decreta una persecución contra los cristianos, sobre todo contra los obispos y libros sagrados. Muchos cristianos, para evitar la muerte, ofrecen incienso a los dioses, lo cual representa caer en apostasía. Cipriano se esconde pero no deja de gobernar, enviando frecuentes cartas a los creyentes, exhortándoles a no apostatar. Cuando cesó la persecución y volvió a la ciudad se opuso a que permitieran regresar a la Iglesia a los que habían apostatado sin exigirles penitencia. Todo apóstata debía hacer un tiempo de penitencia antes de volver a los sacramentos. Esta práctica era para el bien del penitente que de esta forma profundizaba su arrepentimiento y fortalecía su propósito de mantenerse fiel en futuras pruebas. Esto ayudó mucho a fortalecer la fe y prepararse ya que pronto comenzaron de nuevo las persecuciones. El año 252, Cartago sufre la peste de tifo y mueren centenares de cristianos. El obispo Cipriano organiza la ayuda a los sobrevivientes. Vende sus posesiones y predica con gran unción la importancia de la limosna. El año 257 el emperador Valeriano decreta otra persecución aun mas intensa. Todo creyente que asistiera a la Santa Misa corre peligro de destierro. Los obispos y sacerdotes tienen pena de muerte celebrar una ceremonia religiosa. El año 257 decretan el destierro de Cipriano pero el sigue celebrando la misa, por lo que en el año 258 lo condenan a muerte. Actas del juicio: Juez: “El emperador Valeriano ha dado órdenes de que no se permite celebrar ningún otro culto, sino el de nuestros dioses. ¿Ud. Qué responde?” Cipriano: “Yo soy cristiano y soy obispo. No reconozco a ningún otro Dios, sino al único y verdadero Dios que hizo el cielo y la tierra. A El rezamos cada día los cristianos”. El 14 de septiembre una gran multitud de cristianos se reunió frente a la casa del juez. Este le preguntó a Cipriano: “¿Es usted el responsable de toda esta gente?” Cipriano: “Si, lo soy”. El juez: “El emperador le ordena que ofrezca sacrificios a los dioses”. Cipriano: “No lo haré nunca”. El juez: “Píenselo bien”. Cipriano: “Lo que le han ordenado hacer, hágalo pronto. Que en estas cosas tan importantes mi decisión es irrevocable, y no va a cambiar”. El juez Valerio consultó a sus consejeros y luego de mala gana dictó esta sentencia: “Ya que se niega a obedecer las órdenes del emperador Valeriano y no quiere adorar a nuestros dioses, y es responsable de que todo este gentío siga sus creencias religiosas, Cipriano: queda condenado a muerte. Le cortarán la cabeza con una espada”. Al oír la sentencia, Cipriano exclamó: “¡Gracias sean dadas a Dios!” Toda la inmensa multitud gritaba: “Que nos maten también a nosotros, junto con él”, y lo siguieron en gran tumulto hacia el sitio del martirio. Al llegar al lugar donde lo iban a matar Cipriano mandó regalarle 25 monedas de oro al verdugo que le iba a cortar la cabeza. Los fieles colocaron sábanas blancas en el suelo para recoger su sangre y llevarla como reliquias. El santo obispo se vendó él mismo los ojos y se arrodilló. El verdugo le cortó la cabeza con un golpe de espada. Esa noche los fieles llevaron en solemne procesión, con antorchas y cantos, el cuerpo del glorioso mártir para darle honrosa sepultura. A los pocos días murió de repente el juez Valerio. Pocas semanas después, el emperador Valeriano fue hecho prisionero por sus enemigos en una guerra en Persia y esclavo prisionero estuvo hasta su muerte.

A San Cipriano le rogamos que ruegue a Dios para que los que somos seguidores de Cristo, no sintamos nunca vergüenza de ser cristianos, y proclamemos siempre y en todas partes con palabras y buenas obras nuestra santa religión.

Oración a San Cipriano

En el nombre de Dios, yo invoco a San Cipriano, rezo y cargo con mi devoción.Libérame de todo peligro y daño del prójimo. Libérame del mal, y de todo animal rabioso y venenoso, líbrame de maleficios y hechizos malignos.Dirígeme con toda seguridad y felicidad en mis viajes.Aclárame el camino; alejándome todos los peligros y daños que me puedan rodear.Te ruego Santo mío intersección gloriosa para Dios.”Amén

Oración:

Señor Dios, Tú nos has revelado tu voluntad a través de las palabras y acciones de tu divino Hijo. Te suplicamos nos ayudes a seguir su ejemplo en nuestras vidas para poder contemplarte y cantarte para siempre en tus moradas eternas. Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

ORACION

Oh Glorioso San Cipriano que en tu vida dedida al Señor, luchaste por erradicar el paganismo, y formar a todos en la creencia en un solo Dios, Señor y creador nuestro, itercede ante Nuestro Padre Celestial para que aumente nuestra fe para poder servir mejor a sus propositos, y por tu intersecion seamos librados de las acechanzas de magia y brujeria que el maligno utiliza para que nuestras almas se pierdan de la Gloria Celestial. Amen

Oracion:

Altísimo Señor de todo lo creado,a quien respetan humildes los ángeles obedecen sumisos los arcángeles
y rinden vasallaje serafines y santos yo os adoro como centro de todas las perfecciones;
Autor del todo bien y fuente inagotable de toda santidad.
Gracias te doy por los muchos y señalados dones de la naturaleza y gracia con que enriqueciste en este mundo
a tu fidelísimo siervo San Cipriano.
Te damos gracias protector nuestro por los señalados favores que hemos recibido del cielo,por tu poderosa intercesión.Te ofrezco, abogado mío, el culto
y la honra que hoy se te tributa en todo el universo.
Alcánzame, amoroso protector, la gracia que te imploro
(se solicita aquí la gracia deseada)si conviene a mi alma
para que así goce de tu dichosa compañía en la gloria. Amén

Esta entrada fue publicada en oracion, SANTOS. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SAN CIPRIANO vida y oraciones

  1. Después de leer, algo tan fuerte, es difícil comentar,está todo dicho cuanto mas te concentras en la lectura más sientes el amor en tu propìa alma.Benditos todo/as las personas que sentimos ese amor hacia nuestro Padre.
    Gracias, por escribir siempre para que las personas reciban palabras de paz, y amor.
    Que puedo decirte, yo tan insignificante a los ojos de mi Padre. Solo se decir que amo a DIOS más que a mi propia VIDA.
    Gracias y sigue adelante…!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s