Oracion para ser libre de temores y miedos

No tengas miedo, solamente ten fe" Marcos 5, 36 "Jesús, tú que animaste a los hombres y mujeres de todos los tiempos a no dejarse dominar por los temores y los miedos, hoy tengo que reconocer delante de Tí que hay momentos en que he sentido mucho miedo y turbación. Momentos que han sido o que aún son desconcertantes y tormentosos. Por eso hoy te digo: Jesús, ven a mí en esos momentos en que tengo miedo. Ven a mí cuando dudo, cuando me atormento por el sufrimiento y la incomprensión. Ven a mí cuando los temores y los ruidos interiores me afectan y quedo bloqueado, sin fuerzas y sin saber que hacer. Ven a mí en los momentos en que me sienta atormentado por la sensación de pérdida y por la tentación de pensar que no estás cerca. Ven a mí cuando se enferma mi cuerpo, pero también si se enferma mi mente o mi espíritu. Ven a mí para perdonarme por las veces que he pecado pensando que estabas lejos, que no me amabas o que no te interesaban mis sufrimientos y los de las personas que amo. Ven a mí, pues yo sin Ti no tengo calma. Ven a mí, porque sin Ti no encuentro paz en nada. Ven Señor Jesús, ven pronto a mi vida. Así sea. No ha aprendido la lección de vida aquel que no vence un temor cada día - Ralph Waldo Emerson Oración extraída de A TI VENGO, SEÑOR 3 - del P. Gustavo E. Jamut, OMV

No tengas miedo, solamente ten fe” Marcos 5, 36
“Jesús, tú que animaste a los hombres y mujeres de todos los tiempos a no dejarse dominar por los temores y los miedos, hoy tengo que reconocer delante de Tí que hay momentos en que he sentido mucho miedo y turbación.
Momentos que han sido o que aún son desconcertantes y tormentosos.
Por eso hoy te digo:
Jesús, ven a mí en esos momentos en que tengo miedo.
Ven a mí cuando dudo, cuando me atormento por el sufrimiento y la incomprensión.
Ven a mí cuando los temores y los ruidos interiores me afectan y quedo bloqueado, sin fuerzas y sin saber que hacer.
Ven a mí en los momentos en que me sienta atormentado por la sensación de pérdida y por la tentación de pensar que no estás cerca.
Ven a mí cuando se enferma mi cuerpo, pero también si se enferma mi mente o mi espíritu.
Ven a mí para perdonarme por las veces que he pecado pensando que estabas lejos, que no me amabas o que no te interesaban mis sufrimientos y los de las personas que amo.
Ven a mí, pues yo sin Ti no tengo calma.
Ven a mí, porque sin Ti no encuentro paz en nada.
Ven Señor Jesús, ven pronto a mi vida.
Así sea.
No ha aprendido la lección de vida aquel que no vence un temor cada día – Ralph Waldo Emerson
Oración extraída de A TI VENGO, SEÑOR 3 – del P. Gustavo E. Jamut, OMV

Esta entrada fue publicada en Espiritu santo, familia y relaciones personales, imagenes para reflexionar, JESUCRISTO, jesus, oracion, PAZ, perdon, Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s